Entrevista a José María O’Kean: “El principal peligro es el excesivo endeudamiento de los países occidentales”

 

El catedrático de la Universidad de Sevilla y profesor asociado de Entorno Económico del Instituto de Empresa de Madrid, José María O’Kean, intervendrá en la cena del 25 de octubre con un speech sobre los retos de la economía ante el fin de esta década. En su entrevista explica cuáles son los principales peligros de la recuperación económica así como las principales amenazas de la economía española.

 

¿A qué principales retos se enfrenta la economía a nivel global en los próximos dos años?

Al ritmo que cambia el entorno económico global es casi imposible atisbar un escenario a dos años. Sin duda, la tendencia al proteccionismo comercial puede ser uno de los retos que habrá que superar. Los indicadores de desigualdad van a acaparar también nuestra atención. En lo monetario la trampa de la liquidez de algunos entornos y la recesión de balance de algunos países, pueden generar escenarios volátiles. La geopolítica que irá definiendo la nueva correlación de fuerzas entre USA, China, la UM post Brexit, el nuevo papel de Rusia y los conflictos permanentes en Oriente Medio, contribuirá también a generar volatilidad financiera y mediática.
Y, a todo ello, habrá que añadir el proceso de transformación digital de las empresas y los nuevos shocks del driver tecnológico en la sociedad.
Percibiremos que los movimientos migratorios serán una constante a asimilar.

 

¿Cuál es el principal peligro que puede amenazar la recuperación económica? ¿Existe alguna burbuja que pueda explotar en los próximos meses?

El principal peligro es el excesivo endeudamiento de los países occidentales. Una falta de confianza en la deuda de algunos países puede desencadenar un empeoramiento de expectativas, pérdidas de riqueza y ajustes en el consumo y la inversión.
En cuanto a las burbujas, no creo que la subida del precio de la vivienda en España sea una burbuja, sino un ajuste de mercado a una nueva situación de la demanda ante una oferta que tarda en construir y no se adapta con facilidad a los nuevos modelos.

 

¿Está preparada la economía en EE.UU. y en Europa para un proceso de normalización de tipos?

Se irá haciendo suavemente y observando el efecto que origine en la producción, el empleo y los precios. No creo que origine un problema en la actividad económica de los agentes con un nivel de deuda normal. Salir de la trampa de la liquidez es aconsejable para tener un margen de actuación cuando sea necesario activar la economía.
El problema es que originará un mayor coste de financiación en Estados y empresas y puede que en algunos casos sean difíciles de digerir.

 

¿Ha sentado las bases la economía española para mantener los altos niveles de crecimiento? ¿Qué principales amenazas afronta en próximas fechas?

La economía española ha salido de la crisis gracias a: las empresas que han salido a exportar y se han posicionado en los mercados exteriores con solidez; la bajada de los salarios y los márgenes empresariales que han abaratado nuestros precios; y al enorme crecimiento del sector turístico. Este modelo, con salarios altos, no va a funcionar. Si se mantiene la moderación salarial seguiremos creciendo y el turismo será el sustituto de la construcción.

 

Al margen de esto, los retos pendientes son muchos:

  • El mercado de trabajo debe seguir cambiando, para acabar con la temporalidad y fomentar la formación de los trabajadores y la acumulación de capital humano en un entorno cambiante que requiere mucha flexibilidad.
  • El sistema fiscal necesita un cambio profundo, que genere incentivos a la acción productiva y recursos suficientes para financiar las pensiones, la sanidad y la educación.
  • La transformación digital de las empresas es una necesidad competitiva.
  • El modelo energético hay que definirlo con rapidez, dado que es ya obvia la tendencia a las energías limpias y renovables.
  • El modelo educativo español ha sido sobrepasado por los cambios tecnológicos y la sociedad que se está configurando.

Los desafíos son muchos. El problema de España es que no tiene un proyecto de país. Somos erráticos en nuestras decisiones. La prueba y el error es nuestra metodología, con el agravante de que no solemos aceptar los errores.